Archivo por meses: Abril 2017

Recetas famosas con vino: aquí van cinco propuestas

El vino no sólo se bebe: también se come. Prueba de ello son las recetas famosas con vino. Hoy te traemos tres ejemplos y muestras de lo bien que se puede cocinar utilizando vino. Toma nota de estos tres ejemplos:

Costillas al vino tinto

A cualquier amante de la carne le encantaría conocer cómo se elaboran unas costillas al vino tinto. Te contamos ahora mismo cómo elaborarlas paso a paso.

Lo primero de todo es que realices una prelista de los ingredientes. A continuación, marinaremos nuestras costillas. Lo haremos cortando en trozos individuales la carne y, más tarde, agregando una taza de vino tinto junto con el romero, un alimento muy vinculado al vino.

Ingredientes para 5 raciones:
2 kg de Costillas de res
1 Botella de Vino tinto
3 Unidades de Cebolla blanca
3 Cucharadas soperas de Miel
2 Ramas de Romero fresco
1 Pizca de Pasta de ajo, Sal y Pimienta negra

Mejillones al vino blanco

Esta receta es magnífica: fácil de preparar, económica y sabrosa. ¿Quién da más?

Para hablar de su modo de preparación empezaremos con una advertencia: es muy importante que en este caso la materia prima sea de calidad y fresca y que los mejillones no sean muy pequeños.

En primer lugar, ponte a limpiarlos. El motivo de esto es que cuando los cueces hay que quitarles toda la costra de las conchas y las barbas.

Ingredientes:

– Un kilo de mejillones
– 40 ml de vino blanco
– Dos dientes de ajo
– Un par de hojas de laurel
– Pimienta negra en grano
– Perejil picado
– Enebro, un poco
– Aceite de oliva virgen

Pollo al limón con vino blanco

La preparación no dista apenas de otras recetas con pollo. Primero, tienes que cortar la pechuga del pollo y, después, aplanarla. Hazlo con un papel film encima o golpeándola con un mazo de cocina.

Después, grega a la sartén el correspondiente aceite de oliva y espolvorea sobre ellos un poco de harina. Envuelve con cuchara una cuchara de madera y reserva.

Por otro lado, aparte fríe la pechuga de pollo en una sartén con poco aceite, dejándola unos 3 minutos de cada lado. Agrega el jugo de ½ limón previamente mezclado con el vino y deja que se cocine unos minutos más.

En último lugar, saca el pollo y sírvelo. Agrega a la cocción la preparación que has reservado y cocina un poco revolviendo con una cuchara de madera y vierte la salsa sobre el pollo.