Recetas famosas con vino: aquí van cinco propuestas

El vino no sólo se bebe: también se come. Prueba de ello son las recetas famosas con vino. Hoy te traemos tres ejemplos y muestras de lo bien que se puede cocinar utilizando vino. Toma nota de estos tres ejemplos:

Costillas al vino tinto

A cualquier amante de la carne le encantaría conocer cómo se elaboran unas costillas al vino tinto. Te contamos ahora mismo cómo elaborarlas paso a paso.

Lo primero de todo es que realices una prelista de los ingredientes. A continuación, marinaremos nuestras costillas. Lo haremos cortando en trozos individuales la carne y, más tarde, agregando una taza de vino tinto junto con el romero, un alimento muy vinculado al vino.

Ingredientes para 5 raciones:
2 kg de Costillas de res
1 Botella de Vino tinto
3 Unidades de Cebolla blanca
3 Cucharadas soperas de Miel
2 Ramas de Romero fresco
1 Pizca de Pasta de ajo, Sal y Pimienta negra

Mejillones al vino blanco

Esta receta es magnífica: fácil de preparar, económica y sabrosa. ¿Quién da más?

Para hablar de su modo de preparación empezaremos con una advertencia: es muy importante que en este caso la materia prima sea de calidad y fresca y que los mejillones no sean muy pequeños.

En primer lugar, ponte a limpiarlos. El motivo de esto es que cuando los cueces hay que quitarles toda la costra de las conchas y las barbas.

Ingredientes:

– Un kilo de mejillones
– 40 ml de vino blanco
– Dos dientes de ajo
– Un par de hojas de laurel
– Pimienta negra en grano
– Perejil picado
– Enebro, un poco
– Aceite de oliva virgen

Pollo al limón con vino blanco

La preparación no dista apenas de otras recetas con pollo. Primero, tienes que cortar la pechuga del pollo y, después, aplanarla. Hazlo con un papel film encima o golpeándola con un mazo de cocina.

Después, grega a la sartén el correspondiente aceite de oliva y espolvorea sobre ellos un poco de harina. Envuelve con cuchara una cuchara de madera y reserva.

Por otro lado, aparte fríe la pechuga de pollo en una sartén con poco aceite, dejándola unos 3 minutos de cada lado. Agrega el jugo de ½ limón previamente mezclado con el vino y deja que se cocine unos minutos más.

En último lugar, saca el pollo y sírvelo. Agrega a la cocción la preparación que has reservado y cocina un poco revolviendo con una cuchara de madera y vierte la salsa sobre el pollo.

el vino paso a paso

El vino paso a paso: así es su proceso de elaboración

Vendimia

Es uno de los procesos más famosos en la elaboración del vino y también es el primero. Los meses de recogida de uva son entre los meses de septiembre y octubre al igual que el momento de su recogida es aquel en el que la materia prima muestre síntomas de encontrarse en el mejor estado de maduración. Es en ese momento cuando se comprueba que el nivel de azúcar que presenten las uvas marcan la fermentación y nivel de alcohol.

Despalillado

El despalillado es un proceso sencillo. Esta tarea se basa en separar las uvas del raspón -elemento que resta acidez al vino debido a su cantidad de potasio- o escobajo. Esta parte es concretamente la estructura herbácea del racimo.

Estrujado

El estrujado se realiza sobre las propias bayas. Cuanto mayor sea el estrujado, más cantidad obtendremos de mosto. Aquí el proceso difiere dependiendo del tipo de uva. La uva blanca va a prensa directamente. Mientras, la uva propia del vino tinto va a macerar a depósito junto a la piel, más conocida como hollejas.

Maceración y fermentación alcohólica

La maceración de la uva consiste en depositar en un mismo depósito -en acero inoxidable o madera- el mosto y las partes sólidas. Aquí se extrae el color y los aromas. El propósito es la extracción optima: el máximo de sustancia química natural que procede de las partes más sólidas del racimo (taninos).

El vino paso a paso: prensado

el vino paso a paso

Es el posterior y último paso para la eliminación de residuos. En él, se obtiene la mayor cantidad de vino yema al separarse del hollejo. Este paso, tiempo atrás se confeccionaba tras la vendimia. Para adquirir el mosto de la uva recién cosechada el proceso se ejecuta en pequeños pasos.

La bodega más antigua de España está en Alicante

Italia es la primera región vinícola más importante a nivel mundial quedando España en la segunda posición de esta lista. En nuestro país se producen cuarenta millones de hectolitros de vino al año. Desde la Antigüedad se elabora y consume vino en la Península Ibérica. En concreto, L´Alt de Benimaquia, situado en la localidad alicantina de Dénia, presume de tener la bodega más antigua que hubo en nuestro territorio.

Este yacimiento producía vino en el siglo VI antes de Cristo debido a la influencia que ejercieron los fenicios. En Dénia se han hallado ánforas de origen fenicio que probarían que la transformación de la uva en vino estuvo influenciada por este pueblo procedente del actual Líbano.

En la Antigüedad, la mayorúa de productos refinados procedían de Oriente. Lógicamente, las técnicas que iban a permitir transformar los dones perecederos de la tierra en productos perdurables y aptos para la exportación.

En tres lagares se pisaba la uva y caía el mosto en una balsa de fermentación. Una escotadura permitía recoger el vino para envasarlo en ánforas. Una posible área de prensado servía para extraer el orujo. De esta zona, situada al suroeste del Montgó, se recuperaron los restos más interesantes del yacimiento: unas siete mil pepitas de uva de la época claramente cultivadas.

La amplitud territorial de Dénia le llevó a buscarse la vida con nuevos recursos alimentarios para subsistir, y su ubicación estratégica en el Mediterráneo Occidental, lugar de elevado tránsito comercial, convirtieron al municipio en uno de los mayores productores y exportadores de vino de toda la Antigüedad.

En la época romana, la antigua Dianium exportó e importó productos culinarios a todos los rincones del Mediterráneo. Entre ellos, el exquisito vino que elaboraba en grandes cantidades, que no sólo era un producto de consumo, sino que formaba parte de un culto.